octubre 25, 2021

CANAL 74 TV

Medio de información local

Especialista UPLA aconseja entrenar la memoria a personas sobre los 60 años

¿Sabía que completar un simple crucigrama o una sopa de letras ayuda a la estimulación cognitiva del adulto mayor?

Ocurre que a lo largo de la vida, este tipo de funciones experimenta una serie de cambios que se traduce en pérdida de memoria, alteración del juicio, razonamiento abstracto, concentración, atención y pérdida de habilidades motoras.

Para Natalia Montes Silva, terapeuta ocupacional de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) y magíster en Rehabilitación Neuropsicológica y Estimulación Cognitiva, es fundamental que las personas mayores de 60 años realicen algunas actividades que les permita entrenar su mente. Ello, porque las funciones cognitivas son uno de los elementos que ayuda a a las personas para mantenerse activas, autónomas e independientes en su diario vivir.

La profesional advirtió que, además del normal envejecimiento, hay algunas patologías que tienen una mayor incidencia en las personas de más edad y cuyos cuadros clínicos generan una afectación en las funciones cognitivas. Por un lado –dijo- hay un grupo de patologías neurológicas que generan alteraciones en las funciones cognitivas, como la enfermedad de Parkinson, Aalzheimer, esclerosis múltiple,  y algunos accidentes cerebrovasculares, entre otros., pero también, hay situaciones de salud mental que pueden provocar dichos compromisos, como la depresión y cuadros de estrés. Por ello, llamó a estar atentos respecto de los síntomas que dan cuenta de los primeros problemas cognitivos.

“Se pueden expresar a través del discurso, del lenguaje oral de la persona, como también a través de su comportamiento. Es decir, pueden tener un discurso poco coherente y poco atingente al contexto en el que se encuentra, como también estar desorientado en fecha y lugar, no ser capaz de responder algunas preguntas simples o de contenido conocido para la persona, no ser capaz de seguir instrucciones simples, como toma el vaso, escribe tu nombre, etc., pero también algunos comportamientos inadecuados. Es decir, la persona se encuentre desinhibida, agresiva, más somnoliento de lo habitual. También se puede observar un compromiso en el desempeño funcional cotidiano de la persona, como necesitar más ayuda para vestirse, bañarse, realizar compras, o lo realizan de forma errada”, sostuvo Natalia Montes.

TIPO DE ACTIVIDADES

La buena noticia es que es posible recuperar o estimular algunas funciones cognitivas, aún cuando eso dependerá de lo que esté generando el compromiso, pues hay cuadros neurodegenerativos, cuya afectación es progresiva. Sin embargo, todas las personas mayores tienen la capacidad de neuroplasticidad que les permite mejorar y recuperar aquellas funciones que se encuentren afectadas, ya sean estas básicas (atención, sensación, percepción y memoria) o superiores (la conciencia, el pensamiento, el aprendizaje, la motivación, las emociones o el lenguaje).

¿Cómo hacerlo? La profesional subrayó que debemos estar atentos a las actividades que muchas veces vienen en los diarios y revistas, como crucigrama, sopa de letras, etc., Si la persona tiene acceso a un computador o aun teléfono inteligente y cuenta con alguien que le ayude, hay páginas web y aplicaciones que también permiten acceder a estas actividades. Leer un libro y luego comentarlo con su entorno, es una buena opción, así como también considerar actividades que sean del gusto e interés de la persona como la jardinería, la cocina, alguna actividad manual, carpintería, etc..

Natalia Montes sostuvo que todas las actividades mencionadas favorecen la estimulación de las funciones cognitivas y, además, tienen un componente emocional y de interés para quien las desarrolla.

“Al entorno y a las mismas personas mayores, los invito a preocuparse de mantenerse activos realizando actividades de interés, buscar las instancias de forma segura para realizar distintas tareas que les van a permitir mantenerse más autónomos e incluso recuperar aquellas capacidades que se puedan haber visto afectadas. También es importante considerar la posibilidad de aprender alguna actividad o habilidad nueva, porque también es una muy buena estimulación cognitiva que entretiene y también ayuda”, enfatizó.

EJERCICIOS

-Leer

-Completar sudokus, sopas de letras o crucigramas

-Jugar dominó

-Jugar cartas

-Tocar un instrumento

-Realizar actividades manuales (jardinería, tejido, etc..)   

-Practicar cálculo mental

-Hacer ejercicio físico

-Aprender algo nuevo